Archivo de categorías: Sin categoría

El Padre y Yo somos uno

Al comienzo de este tema me parece importante que nos enfoquemos en la postura que nos presenta el apóstol y evangelista San Juan en relación a la divinidad de Jesucristo. Aunque esto parece algo novedoso en realidad no lo es porque cuando miremos al pasado recordaremos que lo aprendimos en la catequesis de primera comunión.

Siga leyendo

Mi tesoro no esta aquí

Cuando el Señor nos dice en su Palabra que nuestro tesoro no está aquí en la tierra; en esta vida pasajera, es para que no pongamos nuestro corazón en las cosas de acá abajo, las de la vida temporal, sino que fijemos toda nuestra atención en las del cielo que será nuestra ciudad permanente. Lo

Siga leyendo

Aceptemos su invitación

Veamos con detenimiento y atención dos acontecimientos en los cuales Jesús nos habla sin proferir palabra alguna: estos son la Transfiguración y la Ascensión. Vemos que en ambos nos invita a estar con él en la casa paterna. Lo expresa sin palabras pero con toda claridad notamos su acción. En la primera se nos presenta

Siga leyendo

El camino para llegar

En la vida humana es importante tomar el camino correcto para llegar a un destino determinado. No se puede tomar un camino sin estar seguro que es el correcto y que, con seguridad, nos llevará al sitio deseado sin peligro a perdernos. Una vereda, por ancha y cómoda que sea, nos puede atrasar el camino.

Siga leyendo

La lepra del pecado

Es muy fácil constatar bíblicamente, que el pecado es la lepra de los tiempos tanto en el pasado como en el presente. Por consiguiente, no es la excepción en el tiempo actual en que nos ha tocado vivir. Aunque, para ser sincero, no hace falta ver las Escrituras y recordar la lepra del pasado; basta

Siga leyendo

Jesús vino a traer fuego

Cuando leemos el título de este tema podríamos pensar que algo no concuerda, que puede haber algún error. Si lo miramos a la ligera, tal vez sí, pero si nos detenemos un poco veremos que no es cierto. No hay tal conflicto entre traer paz y traer fuego, solo son dos maneras de la manifestación

Siga leyendo