Testimonio

Queremos compartir con los hermanos que visiten esta página de Internet, una linda experiencia con la Santísima Virgen de la Medalla Milagrosa. La foto que aparece en esta página es un retrato de la imagen que se encuentra en el patio de nuestra casa. No es sencillamente una mera decoración para esta página cibernética. Es una realidad vivida en nuestra familia.

Tenemos una razón muy especial para ubicar la imagen en este lugar en específico. Habíamos sembrado un arbolito en este lugar y cuando el jardinero limpió el patio paso el “trimmer” muy cerca, le afectó el tronco y murió. Mi esposa compró una mata de rosas y la sembró en el mismo sitio, una vez echó rosas un gusano la fue matando y ella decidió removerla y la arrancó. Para nuestra sorpresa, alguna raíz quedó allí y nació otra mata de rosas que, después de adornar la imagen de la Virgen con las rosas, ella la arrancó. Por segunda vez nace la mata de rosas y a la tercera vez de nacer la mata en el mismo lugar, entendimos que allí se ubicaría la Imagen de la Santísima Virgen de la Medalla Milagrosa. Por eso escogimos este lugar y creemos que debe permanecer allí para siempre.

Nos parece interesante recordar que, desde el 1830 el mundo ha vivido esta realidad que hoy se hace presente entre nosotros. Vemos en la historia de la Medalla Milagrosa cómo el Señor, por la intersección de su Madre Santísima, ha hecho favores, conversiones y milagros para bien de la humanidad.

En nuestra parroquia se celebró el triduo en honor a nuestra patrona en noviembre de 2002. Hacía seis meses que mi esposa se encontraba enferma y había visitado muchos doctores, con diferentes especialidades, tratando de conseguir solución a su problema de salud. Asistimos al triduo en honor a la Santísima Virgen y escuchamos detenidamente lo que el Rev. P. Ramón Albino explicaba sobre la medalla milagrosa. En la Misa Solemne de clausura se repartió la medalla a todos los allí presentes. Al llegar a nuestra casa mi esposa se puso la medalla y a partir de esa noche empezó a recuperar su salud.

Agradeciendo las bendiciones recibidas por la intercesión de la Santísima Virgen tenemos su imagen en nuestro patio. Es interesante ver cómo las personas que pasan por la calle se detienen a mirar, incluso personas no católicas. Mi esposa se ha dedicado a difundir la Medalla Milagrosa. Con alegría y gozo compartimos con ustedes esta imagen, el relato vivencial y lo que dice la vidente Sor Catalina Labouré.

 

Estatua Virgen de Fátima

Plegaria de Sor Catalina Labouré

“Haz acuñar una medalla según este modelo. Todas las personas que la lleven, recibirán grandes gracias, llevándola al cuello. Las gracias serán abundantes para las personas que la lleven con confianza.”

Unos momentos después, el cuadro se dio la vuelta, y en el reverso, Catalina ve la letra “M”, coronada con una cruz pequeña y, en la parte de abajo, los sagrados Corazones de Jesús y de María.

“Inquieta por saber lo que había que poner en el reverso de la medalla, después de muchas oraciones, un día, durante la meditación, me pareció oír una voz que decía: “La letra “M” y los dos corazones dicen bastante.”